• Individualmente, esta langosta es bastante inofensiva, pero puede transformarse, cambiar de color y unirse a sus congéneres en nubes de millones de individuos.

PARÍS.- La pandemia de COVID-19 no es la única calamidad de este año: las plagas de langosta migratoria han devastado cultivos en varias regiones del mundo, un fenómeno vinculado a una feromona irresistible, según un estudio publicado ayer.
Según el estudio publicado en la revista científica Nature, el secreto de esta metamorfosis está relacionado con una feromona: casi como un perfume irresistible, la sustancia química es emitida por el insecto tan pronto como se encuentra cerca de un
puñado de sus semejantes.
Efecto bola de nieve, la feromona atrae a otros individuos que se unen al grupo y comienzan también a emitir esa sustancia, la 4-vinilanisol o 4VA.
Este descubrimiento se produce en momentos en que las plagas de langostas han devastado cultivos.
Una modificación genética de esas langostas podría también permitir “un control sostenible y verde” de esas plagas, apuntó el científico, pero eso requeriría esfuerzos a largo plazo.