David Vélez Ponce, presidente de la Asociación de propietarios de funerarias explicó que les indicaron que los cuerpos que hayan fallecido por Coronavirus deben ser ingresados al ataúd, con dos bolsas sépticas, “y tiene que estar  cerrado el ataúd, no precisamente tiene que ser un ataúd hermético, nuestro personal tiene que usar en todo tipo de defunción, guantes cubrebocas y en el caso del Covid-19 un traje especial que tiene que ser desechado después de haber ingresado el cuerpo en el ataúd”, apuntó

Asimismo, les indicaron que los tiempos de velación sean menores, con presencia máxima de 20 personas, además de que lo más recomendable es evitar los embalsamamientos.

Lo más importante, la intervención, ¿qué se debe de hacer a los cuerpos a petición de la familia? es el embalsamamiento, en donde se les sugiere que lo más prudente es que no se embalsame el cuerpo, ya que la emisión de los residuos puede ser de alguna forma un foco muy grande de infección, entonces nosotros les estamos sugiriendo a la gente, a los familiares, dos cosas: la primera que la velación se acorta que no exista mucha aglomeración de gente y la segunda que se evite el embalsamamiento”.

Además se respetan los usos y costumbres, por lo que la familia decide si serán cremados o enterrados; en caso de ser cremado, los ataúdes son destruidos.