• Piden cese la pandemia

CÓRDOBA.- La feligresía católica, a pesar de las recomendaciones de no salir de casa, ha acudido a las parroquias de sus comunidades o, en su caso, a la catedral de la Inmaculada Concepción en busca de consuelo y hacer crecer su fe ante las dificultades que se viven por la contingencia sanitaria, ya que la ciudad de Córdoba se encuentra en semáforo rojo por el Coronavirus.
“Estamos en sus manos, lo que él decida es lo mejor para nosotros. Queremos que pare esta pandemia y estando en manos de él no nos va a pasar nada. ¿Quién tiene más poder que él? Nadie, ni siquiera lo que pasa ahora, así es de que por eso vinimos a buscarlo porque él soluciona todo”, manifestó Carmen Vázquez.
Cabe señalar que en algunos centros religiosos se han tomado precauciones esenciales, tanto de limpieza de los lugares como evitar el saludo y, en la homilía, el sacerdote entrega la comunión en las manos.