• Será visible hasta agosto
  • El peculiar fenómeno regresará en unos 7 mil años

CDMX.- Durante la madrugada de este sábado 11 de julio, cientos de personas quedaron maravilladas cuando el cometa Neowise pintó el cielo de la Tierra.
Su acercamiento al Sol ocasionó que se quemara una parte de su superficie para crear una cola de escombros que fue visible en varios puntos del gran planeta azul.
Investigadores de la NASA detallaron que el cometa tiene un diámetro de 5 kilómetros y está cubierto por material carbonoso.
Si las condiciones meteorológicas lo permiten, Neowise será visible en todo el hemisferio norte hasta mediados del próximo mes de agosto; sin embargo, su punto más cercano a la Tierra será el 22 de julio.
Finalmente, la agencia espacial de los Estados Unidos invitó a las personas a disfrutar del peculiar fenómeno, pues tendrán que pasar unos 7 mil años para que el comete regrese.