Fortín.- Unos 180 pacientes de la tercera edad y niños de preescolar atendió la Caravana de Salud de DIF estatal, instalada ayer en la explanada del parque Lázaro Cárdenas.

Dentro de la segunda jornada médica realizada en la presente administración, también se entregó una silla de ruedas al niño Eduardo Ayala Cadena, compromiso que tenía programado el DIF municipal.

El evento fue inaugurado por Hugo Alberto González Alarcón, administrador de la Quinta de las Rosas de la dependencia estatal, quien en su mensaje manifestó el interés de DIF estatal por prevenir las enfermedades crónico-degenerativas. 

Durante la jornada se  atendieron a unas 85 personas de la tercera edad, a quienes se les realizó una desintometría ósea, una prueba para diagnosticar osteoporosis y que con tratamiento médico puedan atender.

De igual forma llegó la brigada de salud bucal, que se enfocó principalmente a unos 95 niños, a quienes además de la consulta, se les impartió una charla de técnica de cepillado y la importancia del cuidado de los dientes.

De la redacción

EL BUEN TONO