Orizaba.- El director del Hospital Mental, Javier García, reconoció que el departamento de psicología de dicho nosocomio ha prestado atención a mujeres víctimas de violencia psicológica que aunque no es una cifra alarmante aún persiste el racismo en contra de algunas féminas en el trabajo así como en la calle. 

Explicó que en base a estudios y estadísticas que se han realizado en el citado nosocomio de salud mental, el género femenino es la que mayormente muestra un desequilibrio emocional ante las situaciones diversas que se presentan cotidianamente como problemas económicos, situaciones amorosas complicadas, falta de empleo y ahora se anexan algunos eventos de maltrato no sólo de su pareja o familia, sino reflejados en las fuentes de trabajo lo que afecta el autoestima.

“La soledad es uno de los factores más impactantes que denota en las mujeres preocupación y estrés, así como una falta de seguridad hacia su persona y todo lo que le rodea, por eso se tiene establecido que las mujeres son las que mayormente se inclinan por el intento de suicidio, por lo que son tratadas con el psicólogo, sin embargo, actualmente las acciones negativas que viven en la calle, en casa, e incluso en la escuela, llevan a reprimir la superación personal decayendo emocionalmente”.

Aunque no precisó cifras, indicó que son contadas estas atenciones, empero, es preocupante; ya que la idea del suicidio está ahí, potenciada por la cifra decadente de amigos y los resentimientos del maltrato social”.

Recalcó que la igualdad de género ha traído consigo, desde el punto de vista psicológico y social, un avance importante para el desarrollo de la vida pero mujeres profesionistas o que tienen varios grados de estudio se tensionan y estresan al sentirse oprimidas por el entorno. Ese mismo deseo de superación que les permite aspirar a la igualdad de oportunidades, las presiona y aisla, desencadenando patologías peligrosas para ellas y sus seres queridos.

 

Carlos Guevara

El Buen Tono