Debido a que en las últimas 24 horas las lluvias más fuertes han sido en la región central montañosa con acumulados de 70 a 100 milímetros, la Secretaría de Protección Civil del Estado se mantiene en alerta y exhorta a la población a buscar resguardo en caso necesario ante el incremento en el nivel de los afluentes, entre ellos el río San Antonio, olvidado por las autoridades, ya que sus márgenes están enmontadas.

En ese sentido se encuentra el río Blanco, que cruza varios municipios de la zona centro, pero en Cuichapa y Omealca se teme un posible desbordamiento como el registrado en 2017 cuando comunidades colindantes quedaron incomunicadas.