Superiberia
  • Pese a ser libertad de expresión

Orizaba.- Luego de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación determinara que el uso de tatuajes es parte de la libertad de expresión y el desarrollo de la personalidad, existen sectores que discriminan a quienes los tienen, principalmente en el laboral, dijo el psicólogo José Luis Mayet.
Indicó, hace años las personas con tatuajes, piercing, expansiones, cortes y tintes de cabello extravagantes eran discriminados por la sociedad, debido a los principios morales que regían a la población (mediante normas religiosas), recordando que el país tiene gran influencia por la religión judeocristiana; con el tiempo el tema no se ha erradicado por completo.
 También dijo que en su momento y ahora también, en menor grado, se asociaba a personas con estas características con delincuentes, rebeldes, malandros, irresponsables y/o anarquistas, cerrándoles las puertas al ámbito laboral, incluso muchas empresas exigían en su reclutamiento “sin piercings, tatuajes ni perforaciones”, como una cuestión de imagen de la empresa y/o institución.  
Señaló, se han roto paradigmas y tabúes por la “apariencia física”, gracias a la influencia de personalidades del medio artístico, deportistas e influencers, muchos de ellos sufrían discriminación desde su núcleo familiar.
Además, refirió, un tatuaje a veces puede decir más de la persona que su currículum, puede tener un significado profundo que refleje incluso sus creencias, valores o personalidad, “creo que hoy en día es una carta de presentación para conocer mejor a la persona, aunque es respetable la situación de quien no lo quiera tener”.

Vecino