WASHINGTON.- Decenas de familias separadas en la frontera de Estados Unidos y México, como parte de las medidas de tolerancia cero del Gobierno de Donald Trump, se aprestan a demandar al Gobierno Federal. 

Varias de ellas dicen que sus hijos sufrieron abuso sexual, físico o emocional mientras estaban bajo cuidado tutelar pagado con fondos federales.

Un estudio de 38 demandas obtenidas por The Associated Press -algunas de las cuales no habían tomado estado público hasta el momento- revela que los contribuyentes podrían tener que pagar más de 200 millones de dólares como indemnización.