Unas 26 personas recibieron atención médica por heridas menores luego de que combustible aparentemente arrojado por un avión que regresaba al Aeropuerto Internacional de Los Ángeles cayó en el patio de una escuela primaria.

Ante lo ocurrido, bomberos evaluaron a al menos 17 menores y nueve adultos en la escuela, en la ciudad suburbana de Cudahy, California, según informó en Twitter el Departamento de Bomberos de Los Ángeles.

No hubo necesidad de que los pacientes fueran enviados a algún hospital, mientras que la cadena NBC se refirió a las lesiones como “irritación en la piel”.