Orizaba.- La tranquilidad de los comercios en Plaza Valle se interrumpió anoche, al arribar un convoy de marinos y elementos de Seguridad Pública, para sitiar el lugar por aproximadamente 90 minutos.

‘Nadie entraba y nadie salía’, describieron algunas personas que quedaron atrapadas en el operativo de los militares.

Oficialmente no se informó nada, pero extraoficialmente dicen que hubo detenidos, lo cual no pudo ser confirmado.

Fue un testigo quien dijo que fue amagado por personas vestidas de civil cubiertos del rostro con pasamontañas, esto fue en uno de los pisos superiores.

Mientras abajo elementos de la Marina realizaba maniobras de logística dado a que perseguían a un individuo que se metió a ese lugar, donde estaban otros que abrieron fuego contra los marinos quienes tuvieron que repeler la agresión, se ignora si hubo heridos o detenidos.

Fue alrededor de las 19:00 horas cuando los federales portando armas de grueso calibre y rostro cubierto, se desplegaron por diversos puntos del centro comercial.

La gente los identificó y acató sus instrucciones, pero el suceso se salió de control cuando las personas que estaban en restaurantes, salas de cine, el casino, y Liverpool, se dieron cuenta que civiles con el rostro cubierto y armados, también corrían y entraron en pánico.

Las personas se refugiaron en zapaterías, tiendas de ropa, mascotas, incluso en los baños, en donde permanecieron durante los 90 minutos, sin saber qué hacer.

La tensión creció cuando los elementos se apostaron a las afueras de cada una de las entradas del inmueble, por lo que mucha gente no tuvo más opción que permanecer en el interior, incluyendo a los menores de edad.

Como en otras ocasiones los federales se negaron a proporcionar la información, inclusive pidieron que se retiraran las personas que se encontraban en la vía pública, por su seguridad.

Después de hora y media, los marinos y policías estatales se retiraron y entonces la gente empezó a salir despavorida.

Los locales intentaron recuperar sus ventas, pero ya no fue lo mismo y decidieron cerrar, reconociendo pérdidas materiales por los dispositivos oficiales.

 

De la redacción

EL BUEN TONO