CD. Mendoza.- Trascendió que algunos dueños y encargados de bares y cantinas comenzaron a operar los establecimientos a puerta cerrada para recuperarse de las pérdidas económicas por la pandemia de COVID-19, denunciaron vecinos.

A causa de la contingencia sanitaria, desde abril pasado 70 establecimientos de este tipo cerraron sus puertas a solicitud del ayuntamiento para evitar aglomeraciones y riesgos.

A raíz de lo anterior, en diversas protestas, integrantes del sector expusieron que tras meses sin trabajar atravesaban por una crisis económica y deudas que con urgencia necesitaban resolver.

Sin abundar en detalles, clientes que frecuentan bares y cantinas mencionaron que a través de mensajes vía celular, algunos encargados les informaron sobre el funcionamiento de los lugares sin autorización de las autoridades. 

“Ya algunos bares atienden a puerta cerrada, a pesar del incremento de contagios de COVID-19 que existen”, expresaron.