Superiberia
  • Preocupa a los comerciantes
  • Pese a lo catastrófico del panorama para este sector, tienen la esperanza de que esta tradición perdure entre los fieles

CÓRDOBA.- Debido a la pandemia por el Covid-19, hasta en un 80 por ciento se han reducido las ventas de los tradicionales de ropones y demás indumentaria para vestir a las figuras del Niño Dios, situación que preocupa a los comerciantes, pues algunos fieles han dejado de adquirir las prendas, debido a la suspensión de la celebración del Día de la Candelaria en las iglesias para evitar aglomeraciones que
pudieran propagar el virus. 
El comerciante Pedro Luis Hernández Martín, tiene un negocio familiar dedicado a la venta de imágenes religiosas; desde hace años utilizan su hogar como bodega y salen a vender a los tianguis, no sólo la vestimenta para el Niño Dios, sino a partir del mes de diciembre, comercian figuras de la Virgen de Guadalupe y las utilizadas para los nacimientos; sin embargo, la pandemia los afectó, pues dichos artículos tienen mayor demanda previo al 24 de diciembre y antes del día 2 de febrero en el Día de la Candelaria. 
“¡Vaya que nos ha repercutido! Nosotros como tal no tenemos un local, nos dedicamos principalmente a visitar distintos tianguis y mercados y por las restricciones, debido al Coronavirus, las ventas se nos vinieron abajo; el cierre de las Iglesias y por ende la cancelación de las peregrinaciones, hicieron que nuestros días fuertes, que usualmente son a partir del 10 de diciembre, resultaran ser números rojos”,
lamentó el vendedor. 
A comparación del año pasado, las ventas sólo han alcanzado un 20 por ciento, esto se debe a que, derivado de la crisis económica, los creyentes adquieren el ajuar más sencillo para el Niño Dios, hecho con poliseda y que tiene un valor de 200 pesos sin accesorios, los costos por uno bordado, oscilan entre 350 y 500 pesos. 
Pese a lo catastrófico del panorama para este sector, los vendedores tienen la esperanza de que esta tradición perdure entre los fieles, pues de la fe dependen muchas familias que se dedican, tanto a la comercialización, como a la confección de dichas piezas, entre las que destacan las de doctor o enfermero, asociadas directamente a la contingencia sanitaria.

Vecino