Dos lunas de Neptuno, Náyade y Talasa, interactúan de una forma inusual y los expertos en dinámica comparan sus“extrañas” órbitas con una especie de “baile de evasión”, informó la NASA el jueves pasado.

“Hay muchos tipos diferentes de ‘bailes’ que los planetas, lunas y asteroides pueden seguir, pero este nunca se había visto antes”, dijo la física Marina Brozovic, del Laboratorio de Propulsión a Chorro, con sede en Pasadena (California, EU) y subordinado a la agencia espacial.