Córdoba.- La caseta de cobro de Fortín continúa siendo un estorbo para los automovilistas, quienes sufren por la ineptitud del personal de Caminos y Puentes Federales (Capufe), quienes no pueden cobrar rápido y tampoco atender accidentes automovilísticos.

Los conductores no sólo tienen que pagar un elevado precio por una carretera que se supone es de vía rápida, sino también largas filas para cruzar de un lado hacia otro.

El tráfico rebasó los 10 kilómetros en dirección hacia Córdoba y viceversa; mujeres, niños y hombres tienen que soportar por más de dos horas bajo los intentos rayos del Sol para llegar a la caseta.

Conductores dijeron que si el Gobierno no quita la caseta, los empresarios traileros deberían de destruirla a base de embestir sus unidades cargadas contra las instalaciones de ese estorbo.

Eso demuestra el hartazgo de los ciudadanos que a diario cruzan por esa caseta que origina colas de hasta hora y media para pasarla.

El hartazgo se incrementa al recordar que el retiro fue propuesta del diputado federal de Morena, Juan Martínez, y hasta ahora no ha cumplido y “también anda calladito”.