• Todos se relajaron
  • Hasta media hora para poder pasar en Fortín y Cuitláhuac

FORTÍN.- En quincena, fin de semana y a unas horas de que concluyeron las medidas temporales de inmediata aplicación decretadas por el Gobierno del estado para reducir la aglomeración y movilidad entre el 15 y el 31 de julio, derivado de la emergencia sanitaria por Covid-19, miles de veracruzanos rompieron el confinamiento y se lanzaron a las calles a la pachanga, así como a las carreteras, sin importar que el riesgo de contagio sigue siendo muy alto.
Este sábado las calles y avenidas del centro de ciudades como Córdoba, Orizaba y Fortín, lucieron abarrotadas, así como las carreteras de la zona. De hecho, desde temprana hora, las casetas de Fortín y de Cuitláhuac se saturaron ante la gran cantidad de automóviles, unidades de carga y de pasajeros que tardaban hasta media hora en pasar a pagar.
En ambas casetas de cobro se formaron filas de varios kilómetros de longitud en dirección a Veracruz, así como hacia Puebla.
Trabajadores de la caseta de Fortín dijeron que en comparación con los días anteriores, este fin de semana el aforo vehicular se incrementó hasta en un 60 por ciento.