Superiberia

Omealca.- A raíz de la muerte del padre Raúl Almanza Nieto, la parroquia de San José cerró de manera temporal sus instalaciones y suspendió todos los eventos religiosos y eclesiásticos que se realizarían en las próximas semanas.

El acceso principal fue cerrado con cadenas y colocaron una cartulina con un anuncio de “Se suspenden todas las actividades de oficina y eclesiásticas hasta nuevo aviso. Gracias”.

Las únicas oficinas que estarán abiertas, será la casa parroquial donde quedaron las exequias del padre Raúl Almanza, para los rezos y la visita de la población Omealquense.

El anuncio del personal administrativo fue “la iglesia estará cerrada hasta nuevo aviso. Todos los eventos quedan suspendidos, bautizos y todo lo que estaba programado”, dijeron en la entrada a la casa parroquial.

El golpe religioso sorprendió no sólo al personal cercano al padre Almanza sino a todos los que inscribieron a sus hijos para bautizo u otros eventos que se realizarían este fin de semana.

Hasta el momento, ninguna autoridad religiosa ha dando un anuncio oficial sobre la situación que se vive en Omealca por la muerte del padre Raúl Almanza, y sólo se conoció que, quienes requieran de algunas situaciones o eventos, tendrán que recurrir a las capillas que existen en la cabecera municipal.

Vecino