CÓRDOBA.- Debido a que México se encuentra en Fase 2 por la pandemia del Coronavirus, los cinco tianguis que se instalan sobre el bulevar Córdoba-Fortín, lucieron vacíos ayer y son custodiados por autoridades municipales, mientras que comerciantes acatan órdenes, también se preguntan qué pasará con su economía durante estas semanas que no tendrán venta.

Esta medida de sanidad se implementó de igual manera en bares y cantinas, así como lugares de concurrencia social, por lo que el alcalde de Fortín, Antonio Mansur Oviedo, mencionó que “una vez declarada la Fase 2 de la pandemia y la implementación de la Jornada Nacional de Sana Distancia se retomarán las actividades en estos lugares”. 

Por su parte, tianguistas que se instalan en ese lugar desde hace 40 años los días miércoles, mencionaron que existe temor sobre la pérdida de sus ventas. 

Sin embargo, algunos mencionaron que las pérdidas económicas serán incuantificables durante esta cuarentena, debido al cierre de los tianguis San Martín, Texmelucan y Siglo XXI, pero seguirán las recomendaciones. 

Impacta economía popular y local

Por su parte, ante esta decisión Raymundo Díaz Mota, líder de tianguistas, dijo que “es un golpe bajo” para la economía, ya que cada miércoles se generan más de 1000 empleos directos y más de 3 mil indirectos generados entre los cinco tianguis.

Hasta antes de esta decisión, los tianguistas habían acordado seguirse instalando, sobre todo por la difícil situación económica, para no verse afectados, ya que habían invertido en productos como gel antibacterial, mascarillas y guantes, a fin de poder laborar con las medidas sanitarias.

A su parecer, aún podrían haber trabajado, tomando las medidas sanitarias, ya que al ser un anuncio con poco tiempo de anticipación, muchos tianguistas venían en camino.

Tan sólo en el tianguis Siglo XXI se congregaban alrededor de 150 comerciantes, entre los cinco alcanzaban a ser 500 vendedores.

Advirtió, los tianguistas no están contra la Ley, aunque a su parecer ayer todavía hubiera sido apto para instalarse.

Díaz Mota explicó que la afectación económica es directa, puesto que viven “del día al día” y ha sido un año lento en este tema.