Córdoba.- Halloween, cultura de consumo que comerciantes aprovechan para hacer negocios. Durante la noche del 31 de octubre conocida como “noche de brujas”, niños y jóvenes se disfrazan de algún ser aterrador o de un personaje cómico, a fin de divertirte con sus amigos. 

La fiesta del terror, las brujas, los fantasmas y los monstruos que en esta noche cobran vida ocurre sólo una vez al año y es celebrada en todo el mundo.

Desde los años 40 y cada vez con mayor fuerza, se practica en México la celebración del halloween o “noche de brujas”, ya no es extraño ver a los niños salir por la noche disfrazados de vampiros, brujas, monstruos y demás seres aterradores a pedir sus dulces, en casas vecinas.

La noche de halloween tiene su origen en Irlanda, hace 3000 años como una festividad que celebraban los Druidas (sacerdotes de tribus europeas llamadas Celtas) para celebrar el día que Samán, el dios de los muertos, invocaba a los malos espíritus a reunirse, la última noche del año, para examinar los acontecimientos del futuro, y además, que visitara a sus antiguos hogares en la tierra.

Sin embargo y a través de la historia se ha ido mezclando el paganismo y el cristianismo a la hora de celebrar esta fiesta. Actualmente se festeja, visitando las casas de los vecinos, exigiéndoles dulces, a cambio de no hacerles alguna travesura, esto lo hacen vestidos de brujos, diablos, muertos, monstruos, vampiros.

Hay quienes para tener la mejor “noche de brujas”, adquieren una película que los deje “congelados” de miedo. Como la película de John Carpenter que inició, terminando los 70’s y durante todos los 80’s, todo el subgénero del terror.

Cabe mencionar, que en México según las tradiciones se festeja “El Día de Muertos”, tales festejos tienen una fecha reservada para los niños difuntos, el 1° de noviembre, y para los adultos el día 2 del mismo mes. Aunque en algunas poblaciones de México los preparativos para la fiesta del día de los muertos comienzan desde el 27 de octubre, que se limpian las casas completamente.

Para finalmente, el 3 de noviembre parientes y compadres intercambian sus ofrendas y al recibir una visita dicen: “aquíestán las ofrendas que los muertitos dejaron para ustedes”. De esta forma, la festividad se constituye en un puente de unión entre los vivos y muertos.

Ricardo Jácome Zavaleta

El Buen Tono