in

Combate definitivo

Superiberia

Las Vegas.- Ambos son mucho más grandes que cuando pelearon por primera vez hace ocho años. Eso salta a la vista, y tanto Manny Pacquiao como Juan Manuel Márquez han tenido que enfrentar la suspicacia de aquellos que creen que esos músculos no son del todo naturales.

Pero los púgiles no son los únicos que crecieron. También aumentaron el dinero y la publicidad para cuando choquen hoy por cuarta, y probablemente última ocasión, en una de las grandes rivalidades en la historia del boxeo.

Márquez tratará de hacer lo que no pudo en 36 asaltos previos contra el filipino: ganar una decisión de los jueces o, mejor aún, noquearlo.  A sus 39 años, es un combate que significa más para su legado que para su futuro, el motivo por el que está tan desesperado por ganarlo.

“Lo único que le pido a los jueces es que sean objetivos”, dijo el mexicano. “Tienen que ver lo que realmente está pasando en el cuadrilátero, y no en lo que puede estar pasando”.

Pacquiao no está tan desesperado, pero también necesita el triunfo. En noviembre ganó una polémica decisión dividida contra Márquez, y luego perdió ante Timothy Bradley por decisión de los jueces.

Un revés ante Márquez confirmaría las insinuaciones de que cayó de su pedestal después de 17 años como boxeador profesional, y probablemente enterraría cualquier posibilidad de un combate ante Floyd Mayweather Jr.

“Siempre he estado concentrado, pero nunca como para esta pelea”, afirmó Pacquiao. “No tengo distracciones. Esta vez no tengo los problemas familiares de antes”.

No hay títulos de por medio en la pelea en el peso welter, pero de todas formas tendrán pagos lucrativos. Pacquiao debe ganar unos 20 millones de dólares una vez que se calculen las ventas del sistema pago por evento, y el promotor Bob Arum dijo que Márquez podría recibir hasta seis millones.

 

Agencia

Confía Vucetich en llegar a la final

Felices 15 años