Miami.- La cantante mexicana Paulina Rubio estará a partir de hoy lunes en el banquillo de los acusados, con el inicio en un tribunal civil estadunidense del juicio en su contra por presunto incumplimiento de contrato de un concierto en Colombia en el 2010.

El juicio podría extenderse una semana y uno de los momentos culminantes será cuando la “Chica Dorada” se encuentre con su aún esposo, el español Nicólas Vallejo Nájera (Colate), con quien tiene un proceso paralelo de divorcio y quien será llamado a declarar por la parte acusadora.

La declaración de “Colate” es una incógnita y se estima que será clave en el juicio, debido a que él acompañaba a Rubio cuando sucedieron los hechos por los cuales la intérprete, entonces embarazada, no pudo asistir al concierto en la ciudad de Tunya.

El proceso legal contra la “Chica Dorada” también inicia exactamente en la semana en que se realizará el lanzamiento oficial de su nuevo disco “Brava!”.

Agencias