in

Cómo pinta el nuevo año 2013 para las Pymes? Empresario, de “emprendedor” y político de “inútil”.

Casa Ideal

¿Qué es un empresario?, pues el que emprende, el que arriesga. 

Y ¿qué estamos haciendo los empresarios estos días?

Haciendo presupuestos y debatiendo, entre el “pesimismo de la inteligencia” y el “optimismo de la voluntad”, pidiendo a Dios que nos vaya bien en las empresas pues tenemos trabajadores y los trabajadores tienen familia. 

Les diré cuál es mi opinión para el 2013 y en este terreno las conjeturas son opiniones y están basadas en razonamientos más o menos fundados.                                                                                                      

 Decía Gioberti que la opinión es la enemiga directa de la verdad.                

Y en razonamientos, creía Lamartine que no todos los que razonan tienen razón, los razonamientos son infinitos y la razón es sólo una.   

Les prevengo, que no den mucho crédito a mi argumentación, ya que no es más que una opinión razonada.                                                  

A mi juicio, 2013 será el año de una pequeña recuperación en el ámbito de las Pymes, más no en las grandes empresas.                                            

 Se seguirá destruyendo el empleo, y será dentro  del Gobierno y en las entidades financieras donde habrá los mayores despidos.  

Ya no será en las Pymes, ya que llevamos 4 años en una caída del 40%.                          

Sin embargo, seremos las que contribuiremos a un ligero aumento en los puestos de trabajo.                                                                                  

Y seguirá estable para unos pocos empresarios grandes y privilegiados que exportan y para quienes el mercado mexicano ya es irrelevante. Pero para la inmensa mayoría es importante prever cómo se comportará la economía mexica y la de Veracruz, en el próximo año.  

De ello dependerá la evolución positiva de nuestros ingresos y las inversiones de impuestos en infraestructura del gobierno de Veracruz.

Esta es la interrogante que inquieta a las Pymes en estas fechas y que, dado el embarrancado cauce por el que fluye nuestra economía desde hace ya cuatro años, nos resulta más incierto y difícil de predecir. Veamos lo que opinan los dizque expertos mundiales.

Dice el Banco de México que la economía caerá en 2013, en términos de PIB, un 1/2%, la misma previsión que hace el Banco Mundial. Según el FMI, poco optimista, descenderemos un 1.3%, mientras que para los bancos, la caída será más pronunciada, un 1.6%. 

Y con ello subirán intereses. Eso quieren estas ratas. El Gobierno, que no dice una verdad, sostiene que todos ellos se equivocan y que la bajada del PIB será nula. Pero en cualquier caso, todos admiten que 2013 será peor que 2012.                                                                                                   

En este contexto, ¿hay margen para el optimismo?                                                                                                          

La exportación seguirá jalando a empresas dinámicas y éstas, a su vez, ejercerán detractoras sobre las demás, pero no crecerán.                                                  La mayor parte de empresas, que han podido sobrevivir a la crisis, ya han hecho los ajustes necesarios para adaptarse a una demanda pobre y están en mejores condiciones para afrontar el futuro, con un substancial ahorro en gastos e inversiones (y despidiendo trabajadores).                                        

Y en cuanto a los  préstamos, es probable que empiecen a resolverse una vez terminado el proceso de fusiones y la venta de Mega Empresas mexicanas a los extranjeros.                                                                                   

 No hay reforma del sector financiero y los intereses seguirán altos.          

Yo si recomendaría que no se endeuden con la Banca, pues al final les van a quitar los negocios o propiedades o lo que den en garantía. 

Los Bancos son de extranjeros y son dominados por Wall Street, como el BBVA, el HSBC y el Santander, y son bancos que tienden a empobrecer a las personas. Su meta es cobrar intereses impagables y despojar a los incautos que se dejaron sorprender por estos ladrones.                     

Tenemos el ejemplo más claro en Veracruz, que la Nauyaca de Fidel Herrera, pidió prestados 8 mil millones de pesos al Deusch Bank y le cobraron 22 mil millones de pesos de intereses. Deuda a pagar en 30 años, a razón de mil millones de pesos por año.  Un verdadero asalto. Y lo más relevante, en 2013 hay elecciones en Veracruz y, sea cual sea el resultado, no habrá un cambio de rumbo que disminuya la presión sobre los ciudadanos y el gobierno de Veracruz, empezará a cobrar a los deudores los impuestos atrasados en tenencias y placas y seguirán empobreciendo a la ciudadanía, pues están totalmente quebrados y en vez de ayudar, perjudicarán más a las Pymes y a la clase media, por lo que será difícil haya crecimiento en Veracruz.

Además de las deudas dejadas por la Nauyaca del Fidel, está la enemistad de Peña Nieto, que no va ayudar a Veracruz, pues en las elecciones, los veracruzanos le dimos la espalda.

En EU en el 2013 no se terminará la crisis, si entendemos por crisis un contexto económico de crecimiento escaso con elevadas tasas de desempleo y de endeudamiento público y privado. 

Esto va para largo. No hay bases para el optimismo.                                   

En este año de campañas, en 2013, el gobierno en todo Veracruz, seguirá con despilfarros del poco dinero que tienen, lo que tampoco ayudará a tener crecimiento.  

Hablamos con numerosos empresarios de todos los tipos. Y la sensación general, aunque con excepciones de sectores, es negativa. 

Las empresas tienen problemas diversos, y la mayor parte se queja de falta de trabajo y de circulante. 

 Y éste no es un excelente indicio, pues todos tiendan a torcer el gesto cuando se les inquiere sobre el futuro. 

Además, hay un problema general de falta de confianza en el gobierno, tanto en el estatal como en el federal y tampoco ayuda, y hasta que no haya estabilidad, no habrá confianza. 

Los veracruzanos queremos ser optimistas y hay que aferrarse a ello. Porque sin confianza no habrá recuperación. Y es un deber de todos los ciudadanos, contribuir a afianzarla. 

Porque los políticos no tienen la menor idea de lo que pasa, y si la tuvieran, tampoco les alcanza su cortedad de pensamiento, para tratar de mejorar a su pueblo.

Realmente en Veracruz estamos metidos en un verdadero bache de muchos cientos de metros de profundidad, pues el gobierno está hipotecado y lo que le llega de dinero, sólo alcanza para cubrir sueldos y medio pagar deudas y pedir más dinero prestado.

Lo malo es que el dinero que pide el Gobierno del Estado, lo hace en la Bolsa de Valores y ahí los intereses, son criminales, pero como ellos no los pagan, los paga el pueblo, pues les vale “una pura y dos con sal”.

Que se “frieguen” los veracruzanos, y ellos a robar.

Alguien se debería de armar de valor y agarrar a la Nauyaca de Fidel Herrera y golpearlo, pues causa de nuestra pobreza y la falta de trabajo para nuestros jóvenes, se la debemos al rufián más grande que haya parido madre en Veracruz.

Yo sé que los priistas se molestan, porque les decimos la verdad, pero deberían de pensar más en las personas y dejar de pensar en los asaltos tan grandes que hacen de nuestra ciudad y de nuestro estado.

En vez de llamarme mentiroso y amenazarme, pues que demuestren que Fidel Herrera no robó y que no amenacen, es de cobardes.

No los denuncio porque las autoridades no hacen nada, ya lo vemos con el incendio de El Buen Tono, que a año y medio de la demanda, no hay avances del “vejete y ojete procurador”.  Amén.

Rodeli Superiberia

Leña del árbol caído

Monex prevé crecimiento de 3.6% del PIB