Orizaba.- A diferencia de años anteriores, se prevé que la presente Semana Santa no será austera, pues poco a poco comienza a reactivarse la economía en la región, por lo que los comerciantes de pescados y mariscos elevarán sus ventas hasta casi un 100 por ciento, reconoció el titular de la Cámara Nacional del Comercio en Pequeño, Guillermo Trujillo Martínez.

“Vemos con agrado que el sector comercial en pequeño obtendrá un repunte en sus ventas hasta el doble de lo que usualmente comercializan, derivado de las recuperación económica que, si bien no ha sido rápida, porque nadie tiene una varita mágica, comienza a darse, es fácil apreciar esto con la afluencia de gente, con los diversos eventos que se han tenido en la adquisición de comestibles”.

Asimismo dijo que el consumir pescado, camarón, pulpo, entre otros forma parte de la tradición en donde la mayor parte de la ciudadanía es católica, además de que durante este período de asueto, las familias conviven más y determinan visitar lugares recreativos, comer en restaurantes o preparar la comida en casa, pero se traduce que se está consumiendo, es decir, se tiene la oferta y demanda.

Reconoció que el rubro en mención necesitaba de un “respiro” para su economía ya que tiene que solventar diversos pagos como a proveedores de mercancías, gastos familiares, rentas y servicios como luz, y era necesario este tipo de períodos.

Carlos Guevara

El Buen Tono