Carolina del Sur.- Kanye West protagonizó este domingo su primer acto de campaña, tras anunciar su candidatura a la presidencia de Estados Unido. En medio de rumores sobre su frágil estado de salud -han corrido rumores acerca de la posibilidad de que esté sufriendo una nueva crisis de su trastorno bipolar- el rapero celebró un mitin en Carolina del Sur, en donde reveló que él y su esposa, la mediática Kim Kardashian, estuvieron a punto de abortar a su primer hija North, pero que un “llamado de Dios” lo evitó.

Vestido con un chaleco antibalas con la palabra “seguridad” escrita delante, West dio un discurso incoherente ante cientos de personas. Cuando fue consultado sobre su postura con respecto al aborto, el cantante se puso a llorar al recordar cómo su padre quiso interrumpir el embarazo de su madre que daría luz a él y que él pensó en hacer lo mismo cuando Kim Kardashian quedó embarazada. “Casi maté a mi hija”, afirmó.

West compartió que en 2013 su esposa “tenía las pastillas en la mano” para abortar,pero aseguró que Dios lo inspiró a tener al niño. Afirmó que no sabía qué hacer con la noticia de embarazo. “En los primeros meses hablamos de que ella no tuviera al niño”, contó.

Pero, de acuerdo a palabras del rapero, recibió lo que interpretó como una señal de Dios. “Estando yo en el apartamento de París, el mismo donde después robaron a Kim, tenía mi ordenador abierto, todas mis ideas creativas, mi línea de calzado, la portada de mi próximo tema… Y la pantalla se puso en blanco y negro. Llamé a mi novia y le dije vamos a tener a este bebé”.

“Kim está sorprendida de que Kanye haya hablado de North en el mitin”, reveló una fuente a la revista People. ”Ella está furiosa porque él compartió algo sumamente privado”. Y agregó que la principal preocupación de la empresaria es la manera en que las revelaciones de su esposo sobre su vida privada pueden afectar a sus cuatro hijos: North (7), Saint (4), Chicago (2) y Psalm (1). “Ella ama a sus hijos tremendamente y quiere protegerlos”, añadió el informante. “Su cosa favorita en el mundo es ser madre”.

La revista People además afirma que la pareja está en crisis debido al comportamiento de West. “Las cosas se han desmoronado significativamente entre los dos, y sucedió repentinamente”, señaló la publicación en un articulo este lunes.

El músico de 43 años sufre de un trastorno bipolar. El último episodio relacionado tuvo lugar en 2016, cuando fue internado por una “emergencia psiquiátrica” que lo obligó a cancelar una gira mundial.

De acuerdo al sitio TMZ, la revelación personal del músico conmocionó al famoso clan familiar estadounidense y creen que necesita de forma urgente ayuda profesional. Están convencidos que el accionar errático del rapero se debe a un nuevo episodio bipolar. A su vez, están molestos por que el artista se está convirtiendo en una “distracción para lo que es una elección muy importante” en el país.

Danos tu opinión en: