Los baños públicos suelen ser bienvenidos por cualquiera que haya bebido demasiados líquidos, pero muchos podrían pensarlo dos veces cuando se encuentren con los que acaban de abrir en un parque de Tokio.

Hechos de un vidrio especial, los cubículos se vuelven opacos cuando se gira la cerradura, pero el resto del tiempo son completamente transparentes, con los lavabos, urinarios e inodoros a la vista.