CDMX.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador, reiteró en el cuarto Informe de Gobierno que presenta a los mexicanos en este año, que su principal tarea es erradicar la corrupción política.

Frente a un repleto Zócalo en la Ciudad de México, en donde se calcularon 250 mil asistentes, aseguró que le falta un año para que se vea consolidada la Cuarta Transformación, y para ese momento será imposible que los conservadores, puedan revertir los cambios.

“Para entonces, ante cualquier circunstancia, será prácticamente imposible regresar a la época de oprobio que significó el período neoliberal o neoporfirista”, afirmó.

El Ejecutivo federal defendió su política de abrazos y no balazos, agradeció a Donald Trump su intención de apoyarlo contra la inseguridad y la delincuencia organizada, pero dijo que México es autónomo y soberano, además de que cumplirá con su deber de combatir a los delincuentes.

CALDERÓN CULPABLE

López Obrador aprovechó para arremeter contra uno de sus archienemigos políticos, Felipe Calderón, a quien sigue acusando de ganarle las elecciones Presidenciales del 2006 con fraude y para desviar la atención pública, inició la guerra a las mafias delictivas.

“No debe olvidarse que el 2 de enero de 2007, Felipe Calderón, para tratar de legitimarse luego del fraude electoral, ordenó desde Apatzingán, Michoacán, la participación de las Fuerzas Armadas en lo que denominó “Guerra contra el narcotráfico”, arengó.

Esa guerra sólo ha dejado miles de muertos, entre ellos muchos miembros de las Fuerzas Armadas nacionales, y  aseguró, que ya no se va a repetir esa historia con más violencia.

“Es indudable que en estos primeros doce meses hemos avanzado mucho, pero aún estamos en un proceso de transición. Todavía lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no termina de nacer. Eso sí, no estamos simulando, está en marcha una nueva forma de hacer política, ya no es más de lo mismo, ahora nos regimos por la honestidad, la democracia y el humanismo”, afirmó.