• Autoridades siguen depositando los desechos a un costado de la unidad deportiva

Yanga.- El basurero ubicado a un costado de la unidad deportiva sigue siendo un foco de infección, debido a que funciona a pesar del daño que causa al medio ambiente. El olor a basura y los zopilotes son el constante malestar de quienes acuden a jugar a los campos.
La cancha de béisbol a la que asisten a jugar niños y adultos se encuentra a un costado del basurero. Los deportistas y sus familias deben soportar de dos a tres horas la fetidez de los desechos en descomposición que se encuentran.

*el tip
Demanda
Los vecinos de Yanga solicitan sea destinado otro lugar para el tratamiento de los desechos, así como se implementen acciones, a fin de evitar que estos sean una molestia para los jugadores y visitantes.

En estos días de lluvias, los camiones recolectores han dejado marcadas las llantas sobre el barro y un poco de balastre, debido a su paso diario para depositar los residuos que se producen en el municipio.
Los vestigios del sello y la cinta de no pasar que colocó en marzo la Procuraduría del Medio Ambiente ya existen, lo que indigna a los jugadores que acuden al lugar, pues quieren respirar aire limpio todo el día.
Susana Álvarez, madre de familia, expresó que “es indignante que un lugar dedicado al deporte sea contaminado por un basurero, pero las autoridades nada hacen por buscar otro espacio”.