Washington.- La Casa Blanca acusó ayer martes a Corea del Norte de seguir un patrón para aumentar las tensiones e intimidar a otras naciones, y dijo que esa actitud sólo provocará un mayor aislamiento de ese país, que anunció que puso sus misiles en “posición de combate” con mira en Estados Unidos y Corea del Sur.

“La retórica belicista de Corea del Norte y sus amenazas responden a un patrón designado para aumentar las tensiones e intimidar a otros países”, afirmó en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney.

Corea del Norte “no logrará nada” con esas amenazas, sólo “un mayor aislamiento” y “socavar los esfuerzos de la comunidad internacional por asegurar la paz y la estabilidad en el noreste de Asia”, anotó el portavoz del presidente Barack Obama.

Además, Carney dijo que Estados Unidos continúa urgiendo a Corea del Norte a “elegir el camino de la paz y cumplir sus obligaciones internacionales”.

La respuesta de la Casa Blanca se produjo después de que la agencia estatal norcoreana KCNA informara que Corea del Norte ha puesto sus misiles y unidades de artillería “en posición de combate”, con el punto de mira en Estados Unidos y Corea del Sur.

Por su parte, el Departamento de Estado afirmó que Estados Unidos está “totalmente capacitado y comprometido” para “defendernos y defender a nuestros aliados Corea del Sur y Japón”.

Horas antes, la agencia destacaba que el líder norcoreano, Kim Jong-un, dirigió personalmente ejercicios de defensa con fuego real en la costa este del país.

 

AGENCIAS