• Prevén menor recaudación

CDMX.- El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), reconoció que ha tenido un quebranto financiero ocasionado por la emergencia del COVID-19, tan sólo en el gasto de materiales y suministros se espera un incremento del 15 por ciento y en servicios generales el aumento llegará a casi el 24 por ciento, debido a un incremento en los costos y demanda de servicios médicos.
En su informe sobre la Situación Financiera del IMSS aseguró que en el primer trimestre del año, presentaba una eficiencia del 98.5 por ciento, en el ejercicio del gasto programado.
“El impacto financiero se debe, por un lado, a que por la inactividad económica habrá una menor recaudación de Cuotas Obrero-Patronales y, por otro, la necesidad de ampliar la prestación de servicios médicos especial izados ha significado incurrir en erogaciones contingentes para afrontar la epidemia, mismos que han sido atendidos con el presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal 2020”, se lee en el documento entregado a los senadores.
Agrega que deberán realizar una reorientación del gasto para garantizar la atención de los derechohabientes y, al mismo tiempo, elaborar un presupuesto austero que afecte lo menos posible los objetivos de la institución.
El IMSS reconoce que tanto la pandemia sanitaria provocada por el COVID-19, junto con la afectación de los pronósticos del crecimiento de la economía, obligaron a replantear los escenarios y las proyecciones de corto plazo.
“Se prevé que para 2020 los ingresos disminuyan, pero los gastos se mantendrán, e incluso, podrían ser mayores, debido a la pandemia, pues el IMSS deberá atender a sus usuarios y a los del Sector Salud que lo requiera como medida de compensación”
advierte el organismo.