ads

Nogales.- Pobladores de El Encinar vivieron de una forma diferente la celebración de San Isidro Labrador, patrono de los campesinos; sacerdotes recorrieron las calles de la localidad con la imagen del festejado para bendecir a los fieles.

Por la contingencia del Covid-19 se suspendió la feria tradicional que se realiza cada año en honor al Santo Patrono de la comunidad, la más grande del municipio.

A las 09:00 horas, los sacerdotes Marcos Palacios Cárdenas y Paulino encabezaron la caravana que recorrió El Nicho, Chicahuaxtla, Palo Verde y la colonia López Arias; por la tarde dieron cobertura en todo el territorio parroquial.

La invitación a los católicos fue salir de sus viviendas sin aglomeraciones y portando cubrebocas ante la contingencia, ello como medida sanitaria ante la pandemia, en el caso de tener animales también el llamado fue a sacarlos a la banqueta.

Cabe mencionar que la tradición católica narra que San Isidro Labrador nació en Madrid en 1082, trabajó como jornalero y durante toda su vida mostró una gran fascinación por los animales.

Fue labrador como su padre, es decir, peón de campo, se ocupó de su familia, laboró, rezó mucho, fue muy generoso con los más pobres y así se santificó. 

ads