• EN APOYO AL MEDIO AMBIENTE

QUERÉTARO.- Investigadoras de la Universidad de Guadalajara crearon una película biodegradable a partir de almidón de maíz y cartón de embalaje reciclado, con la finalidad de ofrecer una alternativa al uso de plásticos sintéticos y reducir la contaminación.
La estudiante Magdalena González Pérez y la académica María Guadalupe Lomelí, ambas adscritas al Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías (CUCEI), crearon este bioplástico modificando la química del almidón de maíz con el objetivo de mejorar sus propiedades de resistencia y absorción de humedad, lo mezclaron con químicos de grado alimenticio, es decir, solubles en agua y que no emplean solventes tóxicos.
A partir de la combinación de la fécula de maíz y el agua, sometidos a temperatura y agitación constantes, obtuvieron un gel, al que adicionaron un plastificante para lograr una película flexible, señala Magdalena González.
Por su parte, la doctora en ingeniería forestal María Guadalupe Lomelí reconoce que el biopolímero tiene como ventaja su vida corta y que es biodegradable.
De acuerdo a las pruebas que le realizaron al biopolímero, las investigadoras comprobaron que si se la adiciona fibra caña de azúcar, bagazo de agave y paja de los rastrojos la absorción de humedad disminuye y no pierde sus propiedades biodegradables.
Informaron que el material puede ser usado para empaques o recubrimientos de alimentos secos, entre otros usos.