Investigadores de la Universidad de Queensland (Australia) y de los laboratorios estadounidenses Nokia Bell han diseñado un dispositivo que les permitió demostrar la inversión del tiempo de las ondas ópticas, un fenómeno con grandes implicaciones en los campos de la imagen biomédica avanzada y las telecomunicaciones.

Según detalla la universidad australiana, los científicos desarrollaron una nueva técnica para controlar totalmente la luz en 3D a través de una fibra óptica, lo que les permitió describir por primera vez “un tipo especial de onda que puede seguir un camino hacia atrás a través de un objeto”.