Orizaba.- Suman 80 los vendedores de alimentos, bebidas y pan que pagaron un permiso en el cementerio municipal Juan de la Luz Enríquez, para poder comercializar sus productos a los miles de visitantes que acuden al cementerio municipal con motivo de la celebración de Todos Santos y Fieles Difuntos, confirmó el coordinador de Mercados y Comercio Informal, Andrés Morales Cortés.

Ante la necesidad de al menos cien artesanos y vendedores de frutas provenientes de municipios rurales, finalmente se les otorgó permiso temporal en los mercados Zapata y Cerritos, pagan una cuota de 12 pesos por metro cuadrado, su estancia es temporal, indicó.

A pesar de la cantidad de vendedores que ya se instalaron en el interior del cementerio municipal, se espera que este viernes día de los Fieles Difuntos, lleguen más y se coloquen pagando su permiso. 

En la periferia del cementerio no hay anuencias, salvo unos 20 vendedores de flores que siempre han estado, pero no se impedirá la actividad comercial a quienes en su vivienda instalen un puesto.

Estos vendedores que llegaron al panteón hace dos días, pagaron al Ayuntamiento 244 pesos por metro cuadrado que ocupan y tienen la obligación de limpiar el sitio donde trabajen, son vendedores de alimentos, bebidas refrescantes, pan y botanas saladas, explicó.

El hecho de permitir la vendimia en el cementerio y la llegada de miles de visitantes, no implica que se relaje la vigilancia por parte de los inspectores de Comercio en el centro de la ciudad, hay una cuadrilla especial de siete supervisore, recordó.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono