CDMX.- El exgobernador de Puebla, Mario Marín, promovió un amparo contra la orden de aprehensión librada en su contra, por su presunta responsabilidad en el delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho, cometido en 2005.

La juez Rosa María Cervantes Mejía, titular del juzgado 12 de Distrito de Amparo en Materia Penal, concedió al exMandatario una suspensión contra la orden de captura, pero no será suficiente para poder evitar su detención, porque el delito del que se le acusa fue consignado bajo el sistema de justicia penal mixto, es decir, está tipificado como grave y no alcanza la libertad bajo caución, en caso de que sea detenido y se le lleve a juicio.

La jueza conminó a Mario Marín a ratificar la demanda de garantías presentada el 7 de mayo.

INTERPOL LO BUSCA

Hace unos días, el titular de la Fiscalía General de la República, Alejandro Gertz Manero, informó que solicitó a Interpol la emisión de una ficha roja para detener al exGobernador. Por esta razón, el exMandatario estatal es buscado 194 países.