El gobierno de Chile decretó hoy el estado de catástrofe en las regiones sureñas de Biobío, La Araucanía y Los Ríos, donde los incendios forestales han consumido más de nueve mil 500 hectáreas, un aumento significativo en los últimos cinco años, y que según el gobierno serían provocados.

El ministro del Interior subrogante, Rodrigo Ubilla, señaló que en las zonas mencionadas se han registrado más de 630 incendios, con más de nueve mil 500 hectáreas quemadas, lo que representa un aumento significativo respecto al año anterior y del último quinquenio.