CDMX.- La austeridad gubernamental detonó la cancelación de 45 contratos de embarcaciones de transporte y proceso para plataformas de Pemex por 3 mil 500 millones de pesos.

De acuerdo con información de la petrolera, entre las principales empresas afectadas están Blue Marine, Cotemar, Marinsa, Mexmar y TMM, por mencionar a algunas, las cuales conservan entre 60 y 70 contratos vigentes con Pemex.

Oficios de Pemex enviados a las empresas afectadas señalaron que la suspensión de los contratos será por tiempo indefinido, debido al recorte presupuestal por la pandemia.

Sin embargo, refirieron fuentes de la empresa, los contratos se reactivarán el próximo año.

“En virtud de que la pandemia del virus denominado Covid-19 se trata de un caso fortuito de causa mayor y de un impacto a nivel global, mismo que de igual manera ha afectado a los programas de trabajo de PEP, ya no se dispone del presupuesto programado inicialmente para continuar con la operación de las embarcaciones requeridas”, aseguró Pemex en uno de los oficios del 28 de mayo pasado.

La afectación en términos de empleo es de 7 mil a 8 mil trabajadores de las empresas contratistas, lo cual se explica porque cada puesto tiene dos plazas, pues la actividad implica tener al personal de altamar 14 días activos por 14 de descanso.

Para fuentes involucradas, la posibilidad de que las empresas demanden a Pemex es elevada, pues se tenía un presupuesto autorizado para el año e inexplicablemente suspende los contratos.

Advirtieron que si las plataformas no tienen mantenimiento, las aseguradoras no podrán pagar cualquier siniestro.

Fuentes de la empresa afirmaron que hasta el momento de la suspensión se tenía al corriente todo el mantenimiento.

Pemex tenía aprobado un gasto de inversión de casi 270 mil millones de pesos, de los cuales para mantenimiento eran 902 millones. Al primer trimestre, se habían ejercido 70.3 mil millones.

En el caso de este tipo de servicios, el presupuesto aprobado era de 13 mil millones de pesos, de los cuales se recortaron 3 mil 500 millones.

En 2019, la empresa tuvo una caída de 10.4 por ciento en sus ingresos y en el primer trimestre de este año la situación empeoró con la baja producción y precios de hasta de menos 2.37 dólares por barril.

A esto se suma la reducción de 100 mil barriles diarios en el marco del acuerdo con la OPEP Plus.

Iván Alemán, socio de la Alemán y Santiago, expuso que Pemex puede declarar fuerza mayor, pero esto no excusa a la petrolera de realizar sus pagos pendientes.

Explicó que Pemex está sujeta a normas de derecho privado y si no honra el pago las partes pueden irse a tribunales.

Ramsés Pech, especialista del sector energético, recordó que estos hechos no son novedosos pues desde hace años Pemex arrastra una pesada deuda con sus proveedores.

Sin embargo 2020 será crítico puesto que muchas empresas clientes de Pemex -sobre todo mexicanas- podrían salir más afectadas, debido al golpe del tipo de cambio.