México, D.F.- La revista Proceso hizo patente este domingo el escepticismo que priva sobre la versión oficial del esclarecimiento del crimen de la periodista Regina Martínez Pérez.

En un reportaje titulado “Caso Regina Martínez: solución inverosímil”, el reportero Jorge Carrasco Araizaga, señala que según las indagatorias de la Procuraduría General de Justicia, la periodista tenía una relación sentimental con su agresor, el hoy prófugo, José Adrián Domínguez, “El Jarocho”, presuntamente dedicado al sexo servicio en el parque Juárez, de Xalapa.

En tanto que Jorge Antonio Hernández Silva, “El Silva”, “un seropositivo analfabeto de 34 años de edad”, quien acompañó a “El Jarocho” el día del crimen, aunque primero reconoció haber ultimado a la periodista, posteriormente, el 31 de octubre, ante el Juzgado Tercero de de Primera Instancia Penal, a cargo de Beatriz Rivera Hernández, en Pacho Viejo, negó todo.

Dijo que estampó sus huellas digitales en la declaración amenazado por la Policía Judicial de que lo matarían a él o a su mamá, la única relación afectiva que tiene. Alegó tortura y que lo tenían retenido desde hace aproximadamente un mes en una bodega cerca de un lugar conocido como Las Trancas.