Una prueba en animales de una vacuna contra la COVID-19, que se administra por vía oral en forma de yogur y está siendo desarrollada por el Instituto de Medicina Molecular con sede en San Petersburgo, ha generado una exitosa respuesta de anticuerpos, informó este martes RIA Novosti.

“La respuesta inmune sobre las mucosas de animales de laboratorio es muy buena, los anticuerpos específicos se forman sobre las mucosas y en la sangre”, expresó Alexánder Sovórov, director del departamento de microbiología molecular de la institución, durante una conferencia virtual, aunque sin precisar las especies de animales empleadas en el experimento.

Comentando sobre este fármaco, el vicepresidente de la Academia de Ciencias de Rusia, Vladímir Chejonin, señaló que “gracias a que la administración de la vacuna se recibe por vía oral, la máxima respuesta inmune se produce sobre las mucosas, y por eso [la vacuna] se denomina mucosal”.