in

Despierta mexicano

INE

Los mexicanos no somos limosneros ni mendigos. Por lo tanto pedimos al gobierno e iniciativa privada (macroeconomía) le dé al pueblo un trato digno, que el pueblo tenga a través de su sueldo o salario lo necesario para cubrir sus necesidades básicas y que no esté atenido a las migajas que les dan tanto Gobierno, como iniciativa privada (macroeconomía) y que entre ellas están IMSS, INFONAVIT, ISSSTE, FOVISTE, etc., pues estas fueron creadas para proteger a los patrones y así quitarles la responsabilidad de dar seguridad social, vivienda, etc., a sus trabajadores. 

Por otro lado tenemos los programas como Oportunidades antes Progresa, Setenta y más, etc., que son más de lo mismo, pues los recursos utilizados para estos programas, son parte del salario devengado por los trabajadores. Por parte de la iniciativa privada tenemos la invasión de las fundaciones y preguntamos; ¿de dónde salen los recursos para sostener todas estas instituciones privadas? Que según son para beneficio del pueblo. 

¿A quién rinden cuentas estas instituciones de sus ingresos y egresos?  ¿O sólo fueron creadas para deducir impuestos y así poder disponer de esos recursos y manejarlos a su antojo, o más bien a su conveniencia?.  

Por lo tanto volvemos a insistir que la forma más fácil para devolverle al pueblo su dignidad es a través del incremento al salario mínimo y un ajuste a los demás salarios y sueldos. 

Así como se hizo del año 1970 al año 2000 que con las devaluaciones se fue a pique el salario mínimo, en la misma forma hay que hacerlo, nada más que al revés, en vez de devaluaciones, revaluación de nuestra moneda para recuperar su poder adquisitivo y como consecuencia, más benefactores para el pueblo. También recomendamos no más instituciones de beneficio social a costa del deterioro al salario ni más programas de apoyo para el pueblo, pues son puro populismo.

Otra forma de hacer del pueblo, un pueblo digno, es que todos aquellos que reciben apoyos por el programa, en vez de esto, crearles una pequeña infraestructura para que ellos produzcan y de ello, tener lo suficiente para cubrir sus necesidades. Porque darle apoyo al pueblo es denigrante para cualquier ser humano en cualquier parte del mundo, además, es justo que el pueblo, qué es el que ha creado con su esfuerzo y trabajo este México que tenemos, reciba algo de los frutos que ha producido.

Por lo tanto es el momento de que Presidente de la Repúplica, diputados y senadores, cúpula empresarial, pongan a trabajar a sus despachos de asesores, que por cierto, han demostrado su ineficiencia, pues el país en lugar de ir para adelante va para atrás, con más pobreza y más hambre y después de cien años de asesoramiento, apenas van a poner al país rumbo al desarrollo . Comercial del Poder Legislativo en televisión.

No es justo que los creadores de la pobreza y como consecuencia, del hambre, ahora quieran hacerse aparecer como los benefactores del pueblo, o nos aplican una ley comunista que a la letra dice: “Ten al pueblo muerto de hambre y lo tienes controlado”.

Aclaración.- Al referirnos a la iniciativa privada nos referimos a la macroeconomía, es decir, a las grandes empresas con capitales extranjeros o muy fuertes, más no así, a la iniciativa privada mexicana que como la mayoría de nosotros, andamos con una mano adelante y otra atrás por falta de recursos.

¡Más salario urgente!

 

Continuaremos hasta que Dios nos lo permita.

ElBuenTono AmoramarMx Superiberia

“Las moscas” no han muerto del todo

Garantizado el abasto de huevo