Orizaba.- En el marco del Año de la Fe que se aperturó el pasado 19 de octubre en la Diócesis de Orizaba, “cae mayor peso de responsabilidad en alguien que comienza un proceso de servicio como son los ministros”, considero el encargado de la Pastoral Litúrgica, Javier Onofre Valeriano.

Indicó que el riesgo de servir, lamentablemente puede verse como cierto privilegio de poder sobre el otro y eso es muy humano; sin embargo el llamado del obispo, Marcelino Hernández y de la Pastoral Litúrgica a los ministros es para que vayan y sirvan con humildad a quien espera la presencia divina por medio de la Comunión.

En su homilía, el Obispo pidió que se sirva y con sencillez, se comprenda la necesidad espiritual de los demás y que en ese ánimo se sienta su servicio como hermanos que viven la misma fe.

Reconoció la misión de servicio, cariño, bondad y caridad que cumplen los ministros ante sus hermanos, religiosas, religiosos y laicos comprometidos son los que hacen el grueso de esta comunidad que atiende las necesidades espirituales de los bautizados.

Destacó que hasta el lecho de dolor y esperanza de los enfermos, llega Cristo por medio de los ministro, que la comunidad católica está llamada a tomar y comer de su cuerpo y sangre que “ilumina y da luz”.

 

Matilde De los Santos 

El Buen Tono