Orizaba.- Derivado de la violencia intrafamiliar y adicciones de los adultos, niños de entre 8 y 16 años de edad presentan serios problemas de estrés, depresión y neurosis, reveló un estudio de Neuróticos Anónimos.

Y es que al menos ocho de cada diez menores de edad llegan a tener problemas de neurosis, pues resienten el alcoholismo de alguno o ambos padres, la violencia y el abandono.

Desde el anonimato, quienes representan al único grupo de Neuróticos Anónimos en la ciudad, que recibe a menores de edad, se indica que a “Neurateen” asisten niños con problemas en la escuela, que viven con miedo y tristeza como consecuencia de problemas de alcoholismo, drogadicción y violencia que viven al interior de sus familias.

Está comprobado que quienes se desarrollan en un ambiente con estas características son niños con mucha soledad, miedo, en la mayoría de casos son golpeados por los padres o agredidos por algún maestro, indicó.

Afortunadamente, dijo la fuentes que una vez que ingresan a ese programa y platican su experiencia, con terapia superan poco a poco esa situación.

“Se trata de escucharlos y poco a poco van superando los miedos que sienten, hay que saberlos escuchar pues hay niños muy faltos del cariño de los padres, son alcohólicos o ambos trabajan y no les hacen caso o los dejan solos”, expresó.

En este grupo generalmente se aceptaría la ayuda para infantes desde ocho años, pero también han llegado pequeñitos de hasta seis años y enfrentando los mismos problemas con todas sus implicaciones sociales, escolares y de salud mental.

 

Matilde De los Santos Parada

El Buen Tono