El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, bautizó este martes su controvertido plan contra la crisis económica derivada de la pandemia del coronavirus como “bienestar a la mexicana”.

“Esto es bienestar a la mexicana. No tiene nada que ver con el liberalismo“, arrancó López Obrador su explicación, aferrado a tres puntales -la rapidez, la honestidad, y la justicia– para que este “nuevo modelo” basado en el “consumo popular” funcione.

El Presidente, que defiende como medida central de recuperación el reparto de tres millones de microcréditos de unos mil dólares, explicó que en su plan la “rapidez” para hacer fluir los préstamos es fundamental.