En medio de la pandemia del coronavirus se espera que aumente significativamente el número de mujeres que no puedan acceder a servicios de planificación familiar, que afronten embarazos no planeados y que sufran violencia de género, según lo pronostica el informe publicado este martes por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU), la principal institución internacional en programas de salud reproductiva.

Debido a la propagación de la pandemia de covid-19, los centros de salud están ocupados por pacientes infectados, lo que se traduce en una mengua de los recursos y del tiempo disponible para las mujeres que buscan atención médica para su salud reproductiva. Las interrupciones en las cadenas de suministro mundiales también podrían causar escasez de anticonceptivos, particularmente en los países más pobres.

Según estimaciones del FPNU, más de 47 millones de mujeres de 114 países con rentas bajas y medianas podrían dejar de tener acceso a anticonceptivos modernos, lo que podría provocar 7 millones de embarazos no planeados si las medidas de aislamiento continuaran durante 6 meses y los servicios de salud experimentasen interrupciones importantes.