CDMX.- Es por demás conocida la supuesta complicidad del ex titular de la Secretaría Defensa Nacional (SEDENA), Juan Arévalo Gardoqui y de su hijo, Agente del Ministerio Público Federal en Sinaloa, con el capo Rafael Caro Quintero y el cartel de Sinaloa.

Los presidentes Zedillo y Calderón jamás perdonaron a los Generales Gutiérrez Rebollo y Ángeles Dauahare que investigaran los nexos de Nilda Patricia Velasco con los capos Amezcua Contreras en Colima y a Cocoa con La Tuta, respectivamente.

La detención en Estados Unidos del General Salvador Cienfuegos Zepeda, ex Secretario de la Defensa Nacional coloca en el ojo del huracán la presunta corrupción de altos mandos del Ejército.

El golpe daña a la institución, a la imagen del ejército, a todos los generales activos y retirados y puede llevar a concluir que todos están más que coludidos, empezando por el actual gobierno.

El Jefe de Operaciones del General Cienfuegos como titular de la SEDENA era el actual titular de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval González. ¿Será investigado por Estados Unidos?

El Presidente Andrés Manuel López Obrador exige que se investigue en Estados Unidos la probable complicidad de las agencias de seguridad, CIA, DEA y FBI, con los capos del narcotráfico mexicano.

Nada nuevo bajo el Sol en México. La traición palaciega y la corrupción en los primeros círculos del poder federal dinamitan la imagen, credibilidad y confianza de las Fuerzas Armadas Mexicanas.

De ninguna manera, la detención del General Cienfuegos es un caso de escandalosa corrupción y complicidad de ex titulares de la Defensa Nacional exclusivo del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Es por demás conocida la supuesta complicidad del ex titular de la SEDENA, Juan Arévalo Gardoqui y de su hijo, Agente del Ministerio Público Federal en Sinaloa, con el capo Rafael Caro Quintero.

El junior Arévalo estuvo a punto de ser nombrado procurador general de Justicia de Baja California en el gobierno de Xicoténcatl Leyva. Por su relación con la mafia se decidió nombrar a otro fiscal.

Informes desclasificados revelan que el agente de la DEA, Enrique Camarena, fue secuestrado, roturado y asesinado para investigar si conocía los nexos del Cartel de Guadalajara con Arévalo.

Camarena fue interrogado por los narcos y el agente de la CIA Félix Rodríguez y torturado durante 36 horas. Le rompieron huesos, los dientes, le quemaron y le violaron analmente con un palo.

Héctor Berrellez, ex agente de la DEA que investigó la muerte de Camarena asegura que la CIA le traicionó. Querían saber si Kiki descubrió el financiamiento del Cartel de Guadalajara a los contras nicaragüenses.

Enrique Kiki Camarena, fue secuestrado el 7 de febrero de 1985 cuando salía del consulado de Estados Unidos en Guadalajara y encontrado muerto el 5 de marzo en La Angostura, Michoacán.

A partir de su ejecución y de la presunta participación del ex titular de la SEDENA, Juan Arévalo Gardoqui, se convirtió en una obsesión de la DEA detener y llevar a juicio a un general mexicano.

El enorme poder corruptor del narcotráfico sepulta a las instituciones nacionales. Ni siquiera la Virgen de Guadalupe se salvó del crimen organizado. El judío Guillermo Schulenburg la desmitificó.

Reportes de inteligencia revelan que el Abad de la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México de 1963 a 1996 era presuntamente el cerebro de una banda nacional de ladrones de arte sacro.

Las pinturas y esculturas antiguas robadas, objetos sagrados, cálices y copones de oro, crucifijos y candelabros, supuestamente formaban parte del museo particular de Schulenburg en Cuernavaca.

El robo de la Corona de la Virgen de La Soledad en la capital oaxaqueña, contó con la probable complicidad de la Policía Judicial Federal, con oficinas frente a la Basílica Menor de La Soledad.

A la traición del General Arévalo Gardoqui al agente de la DEA, Enrique Kiki Camarena, se suma la traición del presidente Ernesto Zedillo al General Jesús Héctor Gutiérrez Rebollo, Zar Antidrogas.

Zedillo jamás perdonó a Gutiérrez Rebollo que investigara los nexos de la familia de su esposa Nilda Patricia Velasco con los capos José, Adán y Luis Amezcua, Los Reyes de las Metanfetaminas, en Colima.

Y el presidente Felipe de Jesús Calderón Hinojosa y el General Secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván, traicionaron al General Tomás Ángeles Dauahare, hombre leyenda del Ejército.

El segundo presidente panista no perdonó que el General Ángeles Dauahare tuviera la osadía de investigar los vínculos de su hermana María Luisa (Cocoa) con Servando La Tuta Gómez Martínez.

El líder de Los Caballeros Templarios y ex líder de La Familia Michoacana, presuntamente hizo favores y aportó recursos para financiar la campaña de Cocoa a la Gubernatura de Michoacán.

La detención en el aeropuerto de Los Ángeles del General Cienfuegos a petición de la DEA tendrá implicaciones profundas para el Ejército mexicano, el gobierno anterior, el actual y la relación bilateral con Estados Unidos.

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila