La Navidad

El inmunólogo alemán Ugur Sahin, cofundador y director ejecutivo de BioNTech, la empresa que está desarrollado la vacuna BNT162b2 en colaboración con la farmacéutica estadounidense Pfizer, dijo a BBC One que gracias al uso de ese fármaco la vida debería volver a la normalidad el próximo invierno boreal.

Un análisis temprano del ensayo de esa vacuna experimental contra la COVID-19 mostró una eficacia superior al 90 por ciento en voluntarios sin infección previa. Sahin espera que la vacuna pueda reducir a la mitad la transmisión del virus, lo que resultará en una “reducción drástica de los casos”. Los desarrolladores esperan que los pacientes que reciban la vacuna —que requiere dos dosis inyectadas en el brazo con tres semanas de intervalo— sean inmunes al coronavirus durante al menos un año.

“Estoy muy seguro de que la transmisión entre personas se reducirá con una vacuna tan eficaz, quizá no el 90 por ciento, pero tal vez el 50 por ciento, aunque no debemos olvidar que incluso eso podría resultar en una reducción drástica de la propagación de la pandemia”, dijo el especialista, que cree que la situación tardará un poco más de lo previsto en volver a la normalidad.