Investigadores del Murdoch Children’s Research Institute en Melbourne (Australia) han alertado de que es probable que se produzcan grandes brotes de sarampión durante 2021 como consecuencia inesperada de la pandemia de COVID-19, por lo que piden “una acción internacional urgente” para prevenir epidemias de sarampión “potencialmente devastadoras en los próximos años”.

La investigación, que ha sido publicada en The Lancet y dirigida por el profesor Kim Mulholland, del Murdoch Children’s Research Institute y presidente del Grupo de Trabajo SAGE de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre vacunas contra el sarampión y la rubéola, muestra que muchos niños se han perdido la vacuna contra el sarampión este año, lo que hace inevitables los futuros brotes de sarampión.