Luis Cárdenas Palomino y Ramón Pequeño, dos exaltos mandos de la policía federal mexicana, que trabajaban para el exsecretario de Seguridad Pública del país, Genaro García Luna, han sido acusados en Estados Unidos de recibir sobornos millonarios por parte del cartel del Pacífico.

Un gran jurado federal presentó las acusaciones contra Palomino y Ramón Pequeño, quienes, según dijeron fiscales estadounidenses el jueves, “permitieron al cartel de Sinaloa operar con impunidad en México” durante años.

García Luna, quien fue arrestado en diciembre de 2019, se encuentra en una cárcel neoyorquina en espera de juicio. Está acusado de cargos de asociación delictiva para el tráfico de cocaína y de falso testimonio y el jueves se le agregó el cargo de participar en una empresa criminal.

Cárdenas Palomino y Pequeño no han sido arrestados, dijeron las autoridades estadounidenses.