CDMX.- Académicos, legisladores y políticos de Oposición coincidieron ayer en que el modelo de la Guardia Nacional fracasó en su intento por contener la violencia, de modo que ahora militares y marinos asumirán esa labor abiertamente.

En medio del repunte de violencia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ordenó ayer, a través de un decreto, que las Fuerzas Armadas asuman tareas de seguridad pública hasta el 27 de marzo de 2024, año en que concluye su sexenio, de manera complementaria a la Guardia Nacional, creada en 2019.

Así, soldados y marinos podrán ejercer las 12 atribuciones previstas en la Ley de la Guardia Nacional, como restablecer el orden en zonas fronterizas y puentes limítrofes –pudiendo detener a migrantes–, y participar en operativos con autoridades locales.

Colectivos como #SeguridadSinGuerra y el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, coincidieron en que el decreto de López Obrador normaliza la estrategia implementada durante el Gobierno de Felipe Calderón.