• Por parte del ayuntamiento
  • El estadio beisborama tenía luz para jugar de noche y en vez de darle mantenimiento, el gobierno municipal, mejor se lo quitó.

CÓRDOBA- Ante la contingencia por la pandemia del Coronavirus en Córdoba las instalaciones deportivas se encuentra en deterioro y, en algunos casos, en completo abandono, lo cual ha ocasionado que algunas de estos lugares empiecen a presentar daños en sus elementos, así como en sus estructuras, las cuales han acelerado su proceso de desgaste.
Quizás el caso más emblemático sea el beisborama y el estadio Murillo Vidal, los cuales ante la lluvia y la poca actividad de mantenimiento que se les brinda su estructura ha sufrido la aceleración en el deterioro que ya presentaba; en el caso del beisborama su estructura ya presentaba daños, los cuales les impidió utilizar al cien por ciento este recinto, por lo que ahora debería realizarse un estudio para ver las condiciones en las que se encuentra el resto de la estructura.
Dichas condiciones se han logrado debido a la falta de mantenimiento, pero además con el reciente comienzo de la temporada de lluvias estas han acelerado el proceso de deterioro de las instalaciones de ambos estadios, esto ante la desidia de las autoridades municipales encargadas del deporte, lo cual no pinta un futuro prometedor.
Otro de los lugares que normalmente se encuentran en total abandono son los campos de Agustín Millán, los cuales normalmente no reciben ni chapeo ni mantenimiento en las áreas perimetrales, lo que provoca que por las mañanas o noches sea una zona insegura.
Finalmente, las áreas deportivas de la unidad 30 Caballeros, por su distancia y ubicación, también sufren del deterioro, abandono y falta de atención por parte de las autoridades municipales.