La Navidad

Cancún.- Playas vacías, decenas de negocios cerrados y hoteles que se han visto obligados a suspender sus actividades como medida sanitaria para evitar una propagación masiva de la pandemia del COVID-19 han cambiado el panorama completamente de la zona hotelera de Cancún.

El mundialmente conocido destino turístico más importante de México y América Latina que para estas fechas de Semana Santa debería de tener por lo menos una operación de un 90% en su ocupación hotelera, ya no es el mismo; la Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres apenas reportó que este centro vacacional tiene un 4.3% de afluencia y de los 121 hoteles cerrados, más del 70% son de este municipio.

Y sí, al Caribe Mexicano le falta lo mejor: su gente y los turistas, pero no es por la falta de promoción o que el turismo no quiera venir, sino es por la emergencia sanitaria mundial que desde principio de año se presentó y que en Quintana Roo ya cobró las primeras 12 víctimas mortales, 225 casos en estudio y otros 159 positivos.

Por todo lo anterior, las autoridades de los tres niveles de gobierno se vieron obligadas a tomar medidas, a nivel local se restringieron los accesos a todas las playas públicas y ante la ausencia del turismo tanto nacional como extranjero los hoteles también comenzaron a cerrar sus puertas; prueba de ello es que 37 mil 105 cuartos de hotel ya no están disponibles.